Página 18 - latribuna abr 16

Versión de HTML Básico

la tribuna
. escuela de derecho . abril 2016
18
El bien y el mal, dos conceptos sumamente
difíciles de diferenciar, incluso complicado
de distinguir uno del otro, con distinción
entre la percepción de cada individuo, ¿quién
nos dice lo que está bien? ¿Dónde nos dice
a quién defender o representar ante un
tribunal? ¿Dejaremos de ser licenciados en
derecho honrados por ejercer defendiendo
a quien nos lo solicita, y ese alguien es un
peligro para la sociedad? Es un tema único,
personal y por lo tanto complejo, por la opi-
nión que cada uno tiene de lo que será ejercer
la profesión de la mano de la ética.
La ética tiene un vínculo importante con la
moral, misma que es determinada por cada
persona, por cada concepto que tiene uno
mismo en cuanto a sus valores y principios
que llevan a un fin, cuyo fin es el bien según
su perspectiva y aspectos a reconocer como
lo bueno.
MARÍA FERNANDA MEDINA RUIZ (ETICA DEL DERECHO)
ÉTICA PROFESIONAL DE UN
LICENCIADO EN DERECHO
La mayoría de las personas distinguen la
ciencia jurídica como aquella que se encar-
ga de impartir justicia, no sólo la reguladora
del hombre en sociedad, pero
refiriéndonos al primer concepto, el térmi-
no “impartir justicia” es muy amplio para la
ciudadanía que no se desenvuelve en el área
jurídica y legal, ya que, la sociedad ve como
algo bien, castigar al delincuente, castigar al
culpable, castigar a quien golpea, sin darle
oportunidad de defenderse, de responder, la
gente en sí, sólo exige prisión, sin saber todo
lo que implica el proceso legal para llevar
un asunto a judicializar.
En este mismo sentido, sabemos que en
el sistema mexicano legal, no importa la
cantidad de hechos ilícitos que has come-
tidos, si son graves o no, lo que importa ante
un tribunal es lo que puedas probar, y ahí
viene el verdadero estudio del derecho, el
verdadero ejercicio de la profesión, porque,